Home»Literatura»Pasar el día solo

Pasar el día solo

Poema de Joaquín Ferrer Ramos

9
Shares
Pinterest Google+

Pasar el día solo

 Reventar forúnculos narcisistas

Mientras piensas en la inmortalidad

De viajes sin retorno

Pasar el día rezando a una pantalla de trece pulgadas

Mientras con el rabillo del ojo

Mides las pulsaciones de la ciudad

Un poco perplejas de tenerte aquí

Despiadadas en sus aromas y sus vientos

Y en sus fríos y en sus ruidos

Es tan perfecta allí tras los cristales

Como una impúber chiquilla

Que te estruja los sesos

Ya no piensas sino en conquistarla

Así no sea más que con la carne desatada

Pasar el día solo

Tratando de construir algo

Sin que tus dedos se burlen del zopenco

Algo que te alivie

Del trineo que nunca tuviste

Y que ahora se te mete en las entrañas

 

 

Pasar el día solo

Nostalgiando todo aquello

Que hace cinco meses detestabas

Pasar el día solo

Y la tarde nublada de alma

Abres la boca

Y solo entra el hielo de tu aliento

¡Y para colmo está lloviendo!

¡qué ciudad hermosa!

Hace daño hasta en los codos

Tanta majestad hierática

¿dónde está el sol

Que inca en el cuello

Sus afilados dientes?

¿dónde?

¿dónde el hierbajo vibrante

Que se seca en el asfalto?

¿la piel que se abre

Sollozando de placer?

¿la calle de silencio henchido

Que reverbera su aliento fresco

En el canto de tu oído?

Pasar el día solo

Con el llanto entre los dedos

Y la sonrisa fija en el recuerdo

Como el crisantemo que se duerme

Para no despertar

 

 

Barcelona 09 de Marzo de 2013

Joaquín Ferrer Ramos

Fotoperiodista  y escritor venezolano (Caracas, 1965).  que trabajó en el diario Ultimas Noticias de Venezuela.  Sus imágenes también ha sido publicadas en The New York Times, Reuters, EFE, Agencia Anadolu. En el ámbito de la narrativa, tiene inédito el poemario “La firme trama” y varios textos, entre los que se encuentran dos novelas en desarrollo. Es posible encontrar algunos de sus textos en Letralia, Tierra de Letras.

Previous post

El FISGÓN MELÓMANO VII

Next post

Jeff Tweedy: Caluroso regreso