Home»Cultura»Mi querida muerte

Mi querida muerte

La intuitiva y visionaria obra póstuma de David Alizo

11
Shares
Pinterest Google+

“Mi querida muerte” es el certero ejercicio narrativo del ya fallecido autor venezolano David Alizo ( Trujillo, 1940-2008) mediante el cual consiguió proyectarse de manera intuitiva y premonitoria a un futuro porvenir, anunciando con agudeza la crisis política que azotaría a la nación venezolana.

En una edición de Kalathos, “Mi querida muerte” es una novela póstuma que Alizo escribiría durante su estancia en España a principios del siglo XXI.  Llevada bajo el brazo por el propio autor y de vuelta a Venezuela para ser corregida y editada, la obra ya portaba para aquel entonces un avance de algunos de los aspectos más definitorios de la crítica actualidad venezolana, como las migraciones.

Pero esta interesantísima pieza coral de la literatura que no solo se adelanta a su tiempo sino que resulta en un thriller tremendamente entretenido, tendría que aguardar durante un par de años dentro de un cajón. Para ver la luz, dio paso a la edición y publicación de “Nunca más Lili Marleen” (2008)  – la apasionante historia de Alizo acerca de un oficial nazi escondido en las tierras trujillanas – hecho que precedería a la muerte del escritor.

El texto, sin embargo, continuó su andadura en una suerte de letargo, madurando a la espera de que la viuda del escritor Cesia Hirshbein junto al editor David Malavé, encontraran el momento propicio para publicarlo. Es como si hubiera permanecido aplazado para confrontar, desde la ficcion y oportunamente, el enfoque que portaba de la realidad con esa actualidad que hoy le resulta una imagen en espejo.

Como en “Nunca Más Lili Marleen”, en esta narración David Alizo también imprime su profundo interés por el asunto político de su país. Una preocupación que le habría venido acaso desde los tiempos de su pertenencia a “la República del Este”, el movimiento literario gestado en los predios del bulevar de Sabana Grande en la capital caraqueña, y que reunía toda la inquietud y efervescencia de los intelectuales entre los años 80 y 90.

David Alizo retrato

El excelente narrador que es Alizo teje entonces en esta pieza literaria, una historia que es muchas a la vez, y que se entrecruzan hábilmente orquestadas por una de ellas que predominando, hace de hilo conductor. Diversas voces que encuentran su espacio donde casi nadie es lo que parece, y en medio de un hiperrealismo que alude al escenario hoy conocido por todos a través de los diarios:

La población saliendo a la calle, la ruptura de un conformismo instalado, el brote de huelgas, cacerolazos y protestas exigiendo un cambio, y una dictadura que en su obra lleva claro el rótulo, que se comporta como tal en la represión y en el afán de continuidad, donde el ejército se convierte en fiel apoyo de aquella causa.

La novela también muestra desde la genuina ficción, la descomposición social, y el desmoronamiento de las ciudades que empuja a sus personajes a buscar un nuevo destino, trastocando su universo emocional.  En la vivencia de estos personajes el autor va, al tiempo, creando las condiciones para una reflexión desde la reconstrucción del propio pasado.

Y es que en “Mi querida muerte” Alizo presta su testimonio y su mirada para avanzar sobre algunas de las claves que definen la historia más real del país. Porque esta que describe es la Venezuela actual, la de la dictadura. Su gran valor es, el de arrimarnos desde la subjetividad, sí; desde una época próxima pero pasada, y desde el terreno de la ficción, al clima político y al deterioro colectivo del que hoy somos testigos y víctimas los venezolanos. Habrá que dilucidar si entre sus iluminadas letras queda algún espacio para un mejor y próximo futuro.

Con la presencia y palabras de Laura Cracco, Juan Carlos Chirinos y Cesia Hirshbein, “Mi querida muerte” será presentada en Librería Sin Tarima de Madrid, el domingo 28 de octubre a las 12 del mediodía. La entrada es libre y será la oportunidad de brindar por la obra y memoria del autor.

Previous post

Tribalistas. El intenso color de Brasil

Next post

EL FISGÓN DISQUILLOS 03