Home»Investigación»LOS BRUJOS DE CHÁVEZ. David Placer

LOS BRUJOS DE CHÁVEZ. David Placer

Una investigación a fondo sobre el poder de lo sobrenatural impuesto como herramienta de manipulación y control en el gobierno chavista.

0
Shares
Pinterest Google+

Como la inmensa mayoría de países del Caribe, la historia heredaría a la sociedad venezolana un profundo sincretismo cultural. Los amuletos, los talismanes, los conjuros y toda clase de ideas en sus poderes esotéricos han convivido junto a las estampitas, los ritos y las figuras católicas. De manera solapada, estas prácticas y creencias sobrevivieron más o menos abrazadas y/o enfrentadas, dependiendo del sector geográfico o del estamento social en el que se desarrollaban. El ámbito político, por su parte, también se había visto influenciado en épocas pasadas por estas ideas. Abundan las menciones a líderes y caudillos del pasado vinculados con singulares creencias en fetiches, maldiciones y hechicería. La historia ha reseñado a este respecto a  los ex-presidentes y caudillos Joaquín Crespo, Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez. Es tan cierto que la superstición venezolana no constituye nada nuevo como el hecho de que muchos creímos que se trataba de un capítulo superado.

La re-edición enfática y anacrónica que ha hecho el chavismo de estas prácticas y creencias en pleno siglo XXI, nos ha tomado por sorpresa interpretadas como un retroceso.  La revitalización de estas ideas, han supuesto el abandono del estricto ámbito personal e íntimo, para habitar y hasta colonizar, la esfera relacional pública y la política nacional e internacional, de manera abierta. Se ha elevado así tal insania a un pretendido rango cuasi-filosófico cuyo único interés es el de propagar el miedo como herramienta de control social. En la ignorancia que colma las clases más desfavorecidas y más amplias, han tenido cabida las tesis de un poder sobrenatural que todo lo ve y lo castiga.

Este ha sido el escenario para una de las más interesantes investigaciones acerca de la cosmovisión del chavismo, que  desvela la magia convertida en prolongación de  la política. El periodista venezolano David Placer en su libro “Los brujos de Chávez descubre cómo el régimen chavista se valió de la superstición para incrementar el propio dominio y retenerlo durante varios años. Más de 60 entrevistas entre amigos íntimos de Chávez y la que fuera su amante oficial, dan crédito de las insólitas prácticas dentro del propio palacio de gobierno, desde rituales esotéricos y brujería hasta ceremonias de santería cubana, que han supuesto inclusive, profanaciones y saqueo de tumbas.

Que el régimen castro-chavista era adorador de algunas deidades afrocubanas lo sabían quienes pisaban tierra venezolana desde el inicio del mandato del comandante. No tarde se vino a saber cómo a ese universo de magia y superstición pre-existente en Venezuela, propia de la cultura mestiza que le soporta, se le añadía a conveniencia una larga lista ídolos espirituales y prácticas sacados de las esferas paganas de la vecina isla de Cuba. «Entren que caben cien» diría Héctor Lavoe.

El chavismo aprovechó el fetichismo connatural del venezolano y  sus miedos atávicos para conformar el círculo de colaboradores útiles, y fortalecer la fidelidad de estos, tal y como lo hizo con sus seguidores y adeptos. Para ello propició la efervescencia de la imaginería, creencias y  rituales babalawos, estrechando nuevos vínculos con la isla de Cuba en un acercamiento que tenía más que ver con lo con una cuestión de control y estrategia que con lo puramente cultural.

Si para muchos el espíritu de Chávez continúa vivo y sobretodo, vigilante, es porque lamentablemente de aquella estrategia coercitiva, que a fin de cuentas perseguía instaurar un clima amenazante e inducir el pánico, devino un resultado favorable a aquellos objetivos. Tanto es así que hoy los poderes del espíritu del ex-presidente fallecido siguen siendo una advertencia útil  de la que echa mano su sucesor Nicolás Maduro, heredero en superstición y ambición de poder. A quien se reconoce hoy como el Comandante Eterno, se le teme, pese a ser tan solo polvo y recuerdo.

Los Brujos de Chávez” de David Placer es una inmersión en este universo de lo sobrenatural, pero también de la superchería y la manipulación que han supuesto estas peregrinas ideas, útiles a un gobierno comandado por el miedo.

Previous post

UNA IMAGEN: QUIM RAMOS

Next post

MUEREN MÁS POR DESAMOR. Saúl Bellow

No Comment

Leave a reply