Home»El Criticón»LA POLIS LITERARIA. Rafael Rojas

LA POLIS LITERARIA. Rafael Rojas

De cómo la Guerra Fría tuvo una rotunda repercusión sobre la Literatura Latinoamericana, especialmente en la irrupción de la Nueva Novela

0
Shares
Pinterest Google+

 

Editor:TAURUS; Edición: 001 (26 de abril de 2018) Colección:Pensamiento ISBN-10:843062001X ISBN-13:978-8430620012 Tapa blanda:280 páginas

La repercusión de la guerra fría en América Latina no solo fue de índole política. Todo el Continente sintió como aquella querella ideológica, arrastrada desde los años sesenta y setenta, incidía en  el hecho cultural reformulando la gran discusión acerca de las identidades nacionales y el latinoamericanismo en el llamado “boom de la nueva novela latinoamericana”. En él toda una generación de autores nacidos entre los años veinte y treinta, y entre quienes  figuran  Julio Cortázar, Augusto Roa Bastos, Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes, José Donoso o Guillermo Cabrera Infante, se vieron obligados a tomar posición frente a las dictaduras militares emergentes y la proliferación de las guerrillas de la izquierda marxista.  Al escritor para entonces se le demanda un apremiante compromiso político, visible además.  Con la mirada puesta en estos autores, el historiador y ensayista cubano Rafael Rojas Gutiérrez nos abre el panorama a lo que sería la contienda intelectual y social de aquel momento, que había adquirido una dimensión capaz de dar ese giro de tuerca a lo latinoamericano.

En la Polis Literaria Rojas Gutiérrez devela cómo el sustrato ideológico generado a partir de la Guerra Fría, no solo sirvió para distinguir a este conflicto de sus precedentes sino que facilitó la entrada de Latinoamérica a la modernidad a través una renovada ficción. Había nacido así la novela latinoamericana con un sello identitario que permitiría a la literatura de la región alcanzar su mayoría de edad y tener una relación soberana, no colonial, con Occidente.

 

 

 

Previous post

MEMORIAS. Mi vida con Marina (1896-1991) de Anastasía Tsviétaieva

Next post

Marcelo Marchese. Genio y cabezonería para ilustrar

No Comment

Leave a reply