Home»Literatura»La muerte del Comendador de Haruki Murakami

La muerte del Comendador de Haruki Murakami

8
Shares
Pinterest Google+

El último libro de Haruki Murakami en salir de imprenta y que ya tiene unos meses girando en el mercado es “La muerte de Comendador”,  Volumen 1 (Tusquets Editores S.A.). Se trata de una primera parte que le permite al autor introducir la trama y desperdigar, cual piezas de un puzzle, mucha información hasta construir ese nudo cuya resolución hallará su momento en la segunda entrega prevista para la vuelta del año próximo.

Convengamos que con cada nueva entrega de Haruki  Murakami (Kioto, Japón, 1949) parece haber un tsunami no solo de metáforas, atmósferas o hechos sobrenaturales sino de críticas.

Las positivas, interpretan esas atmósferas – simplemente complejas o complejamente simples-  destacando de aquel su estilo lo sublime, intenso y profundo en los episodios realistas  u onírico-surrealistas que le caraterizan. En cualquier caso, son estos quienes forman parte de su pléyade de adoradores.

Pero desde “Escucha la canción del viento” (1979), su ópera prima, pasando por la sonada Tokio blues”  hasta las sucesivas, a la obra del autor japonés le sigue una revolución de también malas críticas. Su trabajo parece no dejar indiferente a ninguno.

Reprobaciones que se empeñan en señalar al autor como un simple escritor de best-sellers, más cerca de Stephen King que de Steinbeck, y que valiéndose de los mismos códigos narrativos del “subgénero”, amparado en las estrategias marketinianas y en las tendencias predominantes, ha logrado calar en el reñido mercado. Insisten en que probablemente ese “ceñirse” a lo que su público quiere estaría atizado por la enorme presión que lleva consigo convertido en un reclamo editorial.

Sea cual fuere la razón, sin perder de vista la enorme responsabilidad del lector y su subjetividad en cualquier intento por resolver la controversia,  es innegable la presencia de Murakami en la escena literaria y su impacto. Aquí solo nos ocupará el repaso de su reciente obra.

El último libro en salir al mercado y que ya tiene unos meses girando es “La muerte de Comendador”. En realidad, se trata de una primera parte en la que Murakami que introduce la trama, desperdigando mucha información como si se tratara de las piezas de un puzzle en un marco, hasta construir ese nudo cuya resolución hallará su momento en la segunda entrega prevista para la vuelta del año próximo.

Comenzar con esta nota acerca del libro me supone un ejercicio de introspección que me permita explicar la desorientación que me generó su prosa lineal y enunciativa en primera instancia, la que parecía no llevarme  a ningún lugar concreto. A medida que fui penetrando en la historia, sin embargo, no resultó difícil intuir que aquéllo no era más que la treta del autor para esconder la profundidad que subyacía a la absorbente narración plenas de atmósferas y evocación. Hay, como en la mayoría de sus relatos, una escueta información en apariencia, la misma que resulta en una exigencia de participación activa por parte del lector como mandato expreso del propio Murakami.

El escritor vuelve a utilizar algunos recursos que ya son recurrentes y reflexiona sobre el hilo difuso que separa y conecta la realidad y lo sobrenatural, valiéndose de un personaje que atraviesa una crisis al tiempo que indaga sobre las exigencias de la creación.

Del personaje-narrador muy poco sabemos, tan solo que tras la confesión de adulterio de su mujer, tras seis años de matrimonio, asume el agotamiento de la misma y decide salir en su coche en busca de un nuevo destino. Que es un lacónico artista reducido a retratista comercial, acaso resignado a esa condición, y que su vida pareciera dar un vuelto cuando acaba viviendo en la casa de campo de un reconocido maestro pintor japonés (Tomohiko Amada), quien había ingresado a una residencia de ancianos para recuperar su motivación por la pintura. Una casa emplazada en un fantástico valle que guarda una extensa colección de ópera…

A partir de ese lugar y momento, se sucede una secuencia de situaciones y de encuentros con otros personajes que trastocan la vida sosegada de aquel personaje que intenta rehacer su vida. Encontrará amantes-alumnas, a un vecino millonario decidido a pagar una cuantiosa suma de dinero por una obra del propio artista, y hasta se tropieza con el hallazgo misterioso de un lienzo que representa la Opera de Don Gionvanni de Mozart realizada mediante una técnica pictórica tradicional del Japón. Un hecho a partir del cual se inicia una nueva línea argumental que cobrará fuerza, sentido y complejidad. Al centro de toda aquella narración, los diálogos abren ese portal hacia otra realidad para acabar con una falsa transparencia abordando asuntos como la identidad, el arte y la historia, mientras aquel personaje central indaga acerca de la vida de Amada y acerca del propio pasado, en el que la figura de su fallecida hermana adquiere la dimensión de musa.

Toda una apertura a otros mundos que cohabitan en este mundo, y en los que el propio lector habrá de penetrar para luego, distanciado, poder descifrar el lugar adecuado para plantar las fronteras entre la realidad y la virtualidad.

Uno de los aspectos más llamativos de esta nueva obra de Murakami es quizla la exploración de la paternidad, un tema nunca antes abordado, así como la incorporación de motivos relacionados con la cultura occidental cosmopolita en una aparente tensión con el paisaje tradicional japonés que le sirve de entorno. El autor que reconoce su deuda con El gran Gatsby, ha decidido con este trabajo homenajear a la literatura occidental y así lo ha manifestado en estrevistas a otros medios.  El mismo Murakami que en esta entrega imprime también relevancia a la cultura tradicional de su país, abriéndole espacio a su pintura y a su literatura.

Nos quedamos con esta primera parte varados en la especulación, intentando dar sentido a una narración que nos queda abierta y que pese a la presencia de muchos rasgos identitarios, pareciera tener menos de aquel Murakami al que nos tiene acostumbrados.

La muerte del Comendador Murakami

 

La muerte del comendador (Libro 1)

Haruki Murakami

Editorial: Tusquets Editores S.A.

Temática:

Novela literaria | General narrativa literaria

Colección: Andanzas | Serie Volumen independiente

Número de páginas: 480

Previous post

Artistas y sus gatos por Alison Nastasi

Next post

Amos Lora