Home»Música»El FISGÓN MELÓMANO VII

El FISGÓN MELÓMANO VII

1
Shares
Pinterest Google+

Iberoamérica sigue siendo un cruce de caminos y como tal, un hervidero de sonidos. El Crisol de culturas soporta un excelso laboratorio musical en cuyo fragor se gestan propuestas tan variadas como interesantes.

La vitalidad de esta cocina multicultural, abundante y colorida, deviene en buena medida de las migraciones siempre presentes, que como espasmos van cambiando de pasaporte al son de la frenética e inestable política en algunos de sus países. Movimientos de ciudadanos, entre ellos de muchos artistas, que encuentran afinidades entre sus pares para iniciar un intercambio de recursos y de interesantes colaboraciones.

La música que habita a ambos bandos del Atlántico se ve entonces enteramente beneficiada en una producción ecléctica donde el Indie y el rock beben de la electrónica, del jazz, de la influencia afro-caribeña, de la innegable herencia andina, entre tantos géneros oriundos unos, y mestizos otros, beneficiados todos de la caída de las fronteras musicales.

En esta lista iremos compartiendo las propuestas variadas y disímiles de países como Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, España, Guatemala, Panamá, Perú, Puerto Rico, Uruguay o Venezuela. También hemos decidido incorporar algunos productos musicales procedentes de los Estados Unidos y España, la madre patria.

La Mecánica Popular

Roza cruz, vanguardista y atrevido lanzamiento del quinteto La Mecánica Popular liderada  por el músico  e investigador peruano Efraín Rozas: es una salsa experimental y psicodélica llena de timbales, congas y guitarras amplificadas. Un sonido orgánico entre ritmos latinoamericanos y un condimento experimental, aunque bailable, que pretende alejarse del enfoque Kitsch de lo tropical,  y donde conviven aires de Miles Davis y Eddie Palmieri al mismo tiempo

Spanglish Fly

La multicultural orquesta Spanglish Fly, fundada y liderada por el estadounidense Jonathan Goldman, Dj especializado en el sonido latino de finales de los 60, buscaba revitalizar con su música el electrizante boogaloo. AyQue Boogaloo, es el producto de ese feroz intento  de  llevar al directo todo el espíritu de la era dorada del latin boogaloo, el latin soul y el funk en la zona de Nueva York.

Baden Goyo

El LP Magenta del pianista caraqueño Baden Goyo. Acompañado por Freddy Adrián en el contrabajo y Daniel Prim en la batería nos trae un disco que combina los ritmos venezolanos  (el merengue caraqueño, la onda nueva, el joropo, entre otros) con la estética del jazz. La improvisación, además, es uno de los vehículos principales en esta exploración.

Desensamblados

 El debut del grupo caraqueño liderado por los hermanos Tomás y Ulises García es uno de los más sorprendentes trabajos de fusión entre de la popular música venezolana – como el  vals, el merengue y el joropo-  con el blues, el rockabilly, el bossanova interpretado con instrumentos acústicos como el cuatro, la flauta, guitarra, bandola y batería. Blues y rockabilly en su discoY el rumor de Ccs

Visita su página:

Chucho Valdés

‘Jazz Batá 2’ del pianista y compositor cubano Chucho Valdés,  es como su título indica la continuación de su incomprendido disco aparecido en 1972 bajo el mismo nombre ‘Jazz Batá’, por ser demasiado experimental.

Un trabajo en el que participan Yelsy Heredia en el  bass; Dreiser Darruthy Bombale frente a los batás y Yaroldy Abreu Robles (congas, batá, bongó, percusión orquestal). Como artista invitada. Regina Carter al  violin, introduce la más destacada diferencia respecto a la versión original.

Un disco lleno de nostalgia, rítmico y lírico a la vez. En él se aprecia la complejidad del repertorio de batá, la música clásica profunda de África occidental, y relucen los solos de piano de Chucho en un álbum dedicado al centenario del nacimiento de su padre, el reconocido músico Bebo Valdés (1918-2013)

Previous post

Amos Lora

Next post

Pasar el día solo