Home»Jazz»EL FISGÓN MELÓMANO V

EL FISGÓN MELÓMANO V

Arde Iberoamérica

3
Shares
Pinterest Google+

Iberoamérica sigue siendo un cruce de caminos y como tal, un hervidero de sonidos. El Crisol de culturas soporta un excelso laboratorio musical en cuyo fragor se gestan propuestas tan variadas como interesantes.
La vitalidad de esta cocina multicultural, abundante y colorida, deviene en buena medida de las migraciones siempre presentes, que como espasmos van cambiando de pasaporte al son de la frenética e inestable política en algunos de sus países. Movimientos de ciudadanos, entre ellos de muchos artistas, que encuentran afinidades entre sus pares para iniciar un intercambio de recursos y de interesantes colaboraciones.
La música que habita a ambos bandos del Atlántico se ve entonces enteramente beneficiada en una producción ecléctica donde el Indie y el rock beben de la electrónica, del jazz, de la influencia afro-caribeña, de la innegable herencia andina, entre tantos géneros oriundos unos, y mestizos otros, beneficiados todos de la caída de las fronteras musicales.

En esta lista iremos compartiendo las propuestas variadas y disímiles de países como Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, España, Guatemala, Panamá, Perú, Puerto Rico, Uruguay o Venezuela. También hemos decidido incorporar algunos productos musicales procedentes de los Estados Unidos y España, la madre patria.

Origins del español Alex Conde es un álbum fusión memorable que combina las raíces y elementos del flamenco (bulerías, soleáres) con lo afrocubano (guaguancó y rumba) y con el jazz. Bulerikazz es de este disco, una pieza fuera de serie aunque “El Emigrante” o la versión  “la Leyenda del Tiempo” te harán alucinar.

Por esos derroteros va Guasábara Puerto Rico, de Fernando García. Una mezcla de ritmos tradicionales de la isla con el jazz. García, como buen baterista que es, hace verdaderos malabarismos con las complejas poliritmias y los cambios de tiempo asumidos con total autoridad mientras rescata, al igual que lo hace buena parte de la vanguardia de jóvenes músicos latinoamericanos, la esencia de las tradiciones populares de su país: la bomba puertoriqueña,  que fusionada con las modernas armonías del jazz genera un lindo maridaje.

El tercer disco Caliente Corner del cubano apostado en Miami Alfredo Chacón, es el primer trabajo que nos presenta como solista. Parte de una base tradicional de batería, bajo y piano, que contó con la participación de los músicos Georvis Pico, Ivan “Melón”, Gito Maletá, Iván Ruiz Machado, todos de amplia y diversa experiencia musical y conocedores de la música cubana. Porque el disco incorpora los ritmos de la isla mayor de las Antillas: mambo, rumba, bolero, chachachá, danzón,… en una base de latín Jazz que para Chacón es puro Cuban Jazz.

Mind Of A Master marca el regreso inesperado y extraordinario de Bobby Valentín. El maestro del bajo y gran leyenda de la salsa y el jazz latino viene de nuevo a la carga, esta vez con un sonido redondo y renovado. Incorpora un tema icónico que originalmente presentó junto a Fania y que ahora embalsama con el inigualable sonido del mejor jazz y muy buenos arreglos.

Previous post

Carmelo Chillida. Rojo como la cabeza de un fósforo

Next post

El pueblo soy yo. Venezuela en populismo