Home»Jazz»EL FISGÓN MELÓMANO IV

EL FISGÓN MELÓMANO IV

Latinoamérica Arde

4
Shares
Pinterest Google+

Iberoamérica sigue siendo un cruce de caminos y como tal, un hervidero de sonidos. El Crisol de culturas soporta un excelso laboratorio musical en cuyo fragor se gestan propuestas tan variadas como interesantes.

La vitalidad de esta cocina multicultural, abundante y colorida, deviene en buena medida de las migraciones siempre presentes, que como espasmos van cambiando de pasaporte al son de la frenética e inestable política en algunos de sus países. Movimientos de ciudadanos, entre ellos de muchos artistas, que encuentran afinidades entre sus pares para iniciar un intercambio de recursos y de interesantes colaboraciones.

La música que habita a ambos bandos del Atlántico se ve entonces enteramente beneficiada en una producción ecléctica donde el Indie y el rock beben de la electrónica, del jazz, de la influencia afro-caribeña, de la innegable herencia andina, entre tantos géneros oriundos unos, y mestizos otros, beneficiados todos de la caída de las fronteras musicales.

En esta lista iremos compartiendo las propuestas variadas y disímiles de países como Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, España, Guatemala, Panamá, Perú, Puerto Rico, Uruguay o Venezuela. También hemos decidido incorporar algunos productos musicales procedentes de los Estados Unidos y España, la madre patria.

La banda guatemalteca Easy Easy se arriesga  y da un nuevo giro de timón en «Lo veo todo (lo siento)»; Sus cuatro integrantes refieren que se trata de un disco que fue escrito desde un escritorio, lo que incidiría en este nuevo enfoque y sonido, esta vez más ecléctico. Un pop con atmósferas R&B, letras en inglés y español, además de una instrumentación cuidada y detallista.

Por su parte el álbum «Mortevida» de Espacea, es un proyecto que nació bajo la impronta de los músicos Éter y el dúo Camaleônica (tres brasileños residenciados en Barcelona); Para la discográfica  Rebited, la disquera que está detrás de este trabajo ha dicho: es un disco que puedes conservar en la misma librería que Cartola, Secos a Molhados o Radiohead. Veamos qué dicen nuestros lectores…

Si de Etéreo y límpido sonido se trata «Persōna», lo más reciente de los peruanos Laikamorí es un gran exponente. Este magnífico dúo peruano de dreampop nos trae poesía pura de alto vuelo sonoro presente en la ya conocida dicotomía identitaria de su trabajo: lo orgánico y lo artificial conviven en una armonía de lo más interesante. Tan interesante  como el elemento vertebrador que da nombre al disco: el concepto «Junguiano» de “persona” como la máscara ante lo social y lo circunstancial que a veces engaña al otro, a veces a uno mismo…

«Outonono sudeste» es el 7º álbum de del reconocido compositor, cantante y saxofonista brasileño Maurício Pereira, Producido por Gustavo Ruiz.

«Otoño en el sureste» es de  una belleza melancólica y despechada, al tiempo que se traduce en  un sonido profundamente luminoso. Quien conoce el trabajo de Pereira reconoce su poética en este trabajo, donde el preciosismo en la composición de cada verso entra con la misma naturalidad que sus arreglos. Unas melodías que han echado ancla en el jazz y en la samba con especial cuidado en sus delicadas letras, y con un estilo minimalista. Un disco que demanda tiempo y dedicación para descifrar en su profundidad los matices  y el alma que contiene.  El destacado bajo en medio de la sonoridad del saxofón de Pereira va acompañado de guitarras, instrumentos de aire y pianos complementarios para armar este magnífico trabajo que resulta en estupenda poesía.

Siguiendo en esta línea del jazz encontramos el disco «Encontros»; una tremenda obra del maestro brasileño Antônio Adolfo donde ha logrado combinar los ritmos típicamente brasileños (samba, baião, frevo, bossa nova y afoxé) con elementos del jazz, para lo cual decidió invitar a la Orquestra Atlântica. «Encontros» es un memorable disco de jazz latino, un clásico instantáneo y está como buena parte de los sonidos aquí citados, relativamente recién salido del horno.

Previous post

La fotografía de James Nachtwey

Next post

Carmelo Chillida. Rojo como la cabeza de un fósforo